La homeopatía es un sistema médico integral: con sus bases doctrinales, su historia, sus principios teóricos, su concepto de salud y enfermedad, y sus tratamientos. Tiene una sólida base científica, una práctica sostenida que la avala y reconocimiento legal e institucional.

Sin embargo, una parte de la comunidad médica la considera una pseudociencia, aludiendo básicamente a las diluciones homeopáticas, que consideran simple placebo. ¿Están justificadas estas críticas?.

La ciencia ha ido desvelando los mecanismos más «tangibles» en los que se basa la homeopatía.

  1. En 1948, Wurmser y Loch investigaron el efecto de microdiluciones de diversas sustancias sobre la longitud de onda y la intensidad de la luz, y detectaron cambios relevantes y medibles.
  2. En 1963, mediante técnicas de resonancia magnética, se observaron cambios estructurales en el alcohol con diluciones de azufre, comparándolo con alcohol sin dilución y con diluciones sin sucusión.
  3. En 1930, V. M. Persson obtuvo resultados significativos en estudios con controles del efecto del cloruro de mercurio en la fermentación de almidón; los repitió tres años después, confirmando los resultados.
  4. En 1954, W. Boyd volvió a confirmarlos en Edimburgo. En todos los casos, las diluciones empleadas no deberían contener, según las teorías físicas clásicas, ninguna molécula del cloruro de mercurio original.
  5. Kolisko mostró en 1923 cómo el sulfato de hierro, el trióxido de antimonio y la sal doble de cobre en diluciones bajas promovían el crecimiento del trigo. En 1965, Wilhelm Pelikan y Georg Unger comprobaron un efecto similar con microdosis de nitrato de plata, repitiendo el experimento con controles 240 veces.
  6. En 1923, Krawkow demostró con conejos el efecto relajante de las microdiluciones, comparándolas con controles. Han seguido numerosas experiencias: reducción de tasas de mortalidad de moscas con nitrato de mercurio; variación de efectos según los grados de dilución en renacuajos con nitrato de plomo y de plata; alteraciones de la excitabilidad neuromuscular en corazones de rana y tortuga…
  7. El 1980, médicos homeópatas y alópatas investigaron en Glasgow el tratamiento homeopático de la artritis reumatoide. Un grupo de 46 pacientes recibió antiinflamatorios convencionales, a 23 se les administró además un preparado homeopático y a la otra mitad, un placebo. El ensayo a doble ciego –ni los pacientes ni los médicos sabían quién tomaba placebo o preparado– dio como resultado que los que recibieron medicamentos homeopáticos mostraron una mayor mejoría, determinada por los cambios en el índice articular, el tiempo de recuperación, la flexibilidad, la fuerza de asimiento y el dolor que los que tomaron placebo.

Fuente:  Jesús García Blanca (CuerpoMente)

PETER FISHER Director de investigación y médico en el Royal London Hospital for Integ rative Medicine

Diversos estudios realizados en todo el mundo vienen a demostrar la eficacia de la homeopatía. Peter Fisher, director de investigación y médico en el Royal London Hospital for Integrative Medicine (RLHIM) de Londres, médico de la Reina Isabel II y miembro de la asesoría de expertos de la Organización Mundial de la Salud en medicina tradicional y complementaria, realiza un repaso de todos ellos, tras la I Jornada sobre Evidencias Científicas en Homeopatía.

Pregunta. ¿Qué países están más avanzados en el uso de la homeopatía?

Respuesta. Actualmente, la homeopatía se emplea con frecuencia en más de 95 países, estando en algunos de ellos integrada en su sistema de salud. Esta terapéutica está reconocida oficialmente como una práctica médica o especialidad médica en Alemania, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, India, Pakistán, Sri Lanka, Bélgica, Bulgaria, Hungría, Lituania, Portugal, Sudáfrica, Rumanía y Reino Unido, entre otros países. El país donde la homeopatía es más popular es Francia. La utilizan el 18 por ciento de los niños menores de cuatro años y el 10 por ciento de los adultos.

Ver entrevista completa en Gaceta Médica